viernes, 14 de julio de 2017

Reseña: La chica de antes de J.P. Delaney

Título: La chica de antes
Autor: J.P. Delaney (pseudónimo de Tony Strong)
Editorial: Grijalbo
Fecha: Marzo 2017
Páginas: 434



















SINOPSIS:


Es una casa espectacular. Elegante, minimalista. Toda ella respira buen gusto y serenidad. Justo el lugar que Jane estaba buscando para empezar de cero y ser feliz.

Aunque lo extraordinario es que se la ofrecen por un alquiler irrisorio. Solo tiene que completar un peculiar formulario de solicitud y aceptar sin condiciones las reglas impuestas por su propietario y creador, un enigmático arquitecto.

Al poco de instalarse, Jane descubre que algo le pasó allí a la inquilina anterior, Emma. Y empieza a preguntarse si no estará repitiendo las mismas elecciones, los mismos errores, las mismas sospechas que la chica de antes.


OPINIÓN PERSONAL:


El thriller es uno de mis géneros favoritos así que cuando vi este libro no lo pude resistir, la portada me cautivo tan fría y distante, y la sinopsis también.

La protagonista de esta historia es, sin duda, la casa. Una casa muy especial, que se ofrece en alquiler por un precio prácticamente simbólico a cambio de una serie de requisitos, ¡pero que requisitos!, y es que no todo el mundo podría vivir en la casa de Folgate Street, y su dueño y arquitecto, Edward Monkford, se ha encargado bien de esto gracias a un extraño contrato de alquiler innegociable con muchísimas preguntas bastante peculiares.

La historia se narra a dos tiempos escritos en primera persona desde los puntos de vista de dos personajes femeninos. Tenemos a Emma, la inquilina de antes, una mujer traumatizada por un robo que acaba de sufrir en su casa, en busca de un nuevo hogar seguro donde instalarse junto a su novio Simon. Naturalmente queda deslumbrada con la casa al ver su sistema de seguridad informatizado y controlado todo desde una simple app de su Smartphone.

Por otro lado tenemos a la inquilina del presente, Jane, una mujer desolada que acaba de perder a su hija y necesita un nuevo comienzo. Su depresión la lleva a cambiar de trabajo y vivienda, por lo que, cuando se encuentra con esta casa, la ve como una oportunidad de ser una nueva persona y no se lo piensa.

Lo que más me ha llamado la atención de la novela es la personalidad de Edward Monkford que se ve claramente reflejada en la casa, una personalidad minimalista y ordenada rallando en lo absurdo, un Trastorno Obsesivo Compulsivo con el orden y la limpieza. Como es natural, a nuestras dos protagonistas les costará adaptarse a esta nueva forma de vida, y es que en la casa de Folgate Street no se permite tener ni un libro (¡horror!).

La verdad es que la trama al principio cuesta de enganchar al lector, a mí me aburría un poco (un thriller aburrido, figuraos), los capítulos son muy (pero que muy) cortos y van saltando entre uno y otro personaje, por lo que sentía que la cosa no avanzaba. Más a delante, ya a partir de la página 100, la historia comienza a despegar, pero menuda historia, más plana…. Vamos que el libro no es para tirar cohetes. Otra cosa que decepciona es que, al haber pocos personajes, es muy fácil averiguar quién es el “malo”, por lo que en ese aspecto ninguna sorpresa.

Una de las cosas que me ha gustado, es que ningún personaje es lo que parece, se nos dan pistas erróneas de todos ellos, para que el lector cree una idea preconcebida de ellos que al final resulta no ser la correcta. En algunos casos es bastante obvio que se nos están dando pistas falsas (sobre todo para los que leemos mucho este género), en otros casos no tanto, el caso es que todos los personajes tienen su grado de oscuridad.

Los personajes, por lo tanto son bastante curiosos, me ha gustado especialmente el de Edward, pero me hubiese gustado conocerle un poco más en profundidad, aunque supongo que es parte del enigma de la historia.  

Por otro lado la ambientación está bastante bien, como he dicho antes la casa para mi es la protagonista absoluta de la historia, las descripciones nos transportan a éste lugar tan frío y estéril que llama la atención, aunque yo jamás de los jamases podría vivir allí. 

Y es que me ha parecido curioso, este estilo tan de moda en éstos tiempos, el minimalismo y diseños tan modernos, llevados al extremo, nos complican tanto la vida, yo soy de la opinión de que la vida son dos días y hay que disfrutarla al máximo, y no vivir atormentado por las salpicaduras de agua dejando marcas en la ducha, obviamente sí que hay que tener un nivel de higiene, pero estos extremos son una locura.

Para resumir mi reseña, un libro que prometía tanto y se ha quedado corto, es entretenido, pero, francamente, antes recomendaría muchos otros. 

6 comentarios:

  1. A mí no me gustó,se me hizo repetitivo y previsible.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, justo, bastante repetitivo ya que a las dos chicas les pasan casi las mismas cosas.

      Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola! la verdad esque a mi los thrillers no me llaman demasiado... la verdad esque viendo la reseña este no creo que lo ponga en la lista de pendientes!
    ¡un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! pues no, si no te gustan, no te lo recomiendo nada, antes te diría muchos otros.

      Besos

      Eliminar
  3. ¡Hola! A mi también me encantan los thrillers y este por la sinsois parece que tiene buena pinta. Por desgracia, esta no es la primera reseña que leo donde se dice que es bastante previsible y primera que se queda muy corto, así que voy a pasar.
    Por aquí tienes una nueva seguidora, te invito también a visitar mi blog 😊
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sheila gracias por tu comentario!

      A mi la sinopsis también me llamo mucho la atención, pero ya ves se me hizo aburrido, repetitivo y previsible.

      Un saludo!

      Eliminar