Reseña: El club de los mejores de Arthur Gunn


Título: El club de los mejores     
Autor: Arthur Gunn (seudónimo de Claudio Cerdán)       
Editorial: Ediciones B   
Fecha: Septiembre 2016       
Páginas: 408       
Todo secreto tiene un precio. Y toda promesa rota, un castigo.

Es medianoche cuando alguien llama a la puerta de Walter. Se trata de Cormac, un viejo amigo que necesita desesperadamente su ayuda: han secuestrado a su mujer y la matarán si no paga un rescate de un millón de dólares. Walter intenta ayudar a Cormac, pero esa misma noche ocurre algo totalmente inesperado que hace que toda su vida salte por los aires.

Walter se verá envuelto en un juego de trampas, sorpresas y amenazas cuya clave podría estar en algo que ocurrió mucho tiempo atrás, cuando los amigos tenían ocho años. Algo que prometieron no contar jamás a nadie.

El Club de los Mejores es un thriller lleno de tensión y ritmo sobre los niños que fuimos y los adultos en quienes nos hemos convertido. Una novela absolutamente adictiva que ha sido comparada con Mystic River, de Dennis Lehane, y El cuerpo, de Stephen King.

OPINIÓN PERSONAL:

El club de los mejores nos traslada a Minneapolis, allí conocemos a Walter, un hombre con un gran éxito profesional aunque una vida personal algo lamentable. Ha dejado atrás su vida en Deerwood,  Minnesota hasta que Cormac, amigo de su infancia, reaparece en su vida. Entonces Walter se verá envuelto en una serie de sucesos que alteraran su vida poniendo en riesgo todo por lo que tanto ha luchado.

El libro está escrito en primera persona por Walter en el presente. Digo presente porque se intercalan unos fragmentos escritos como recuerdos por un narrador omnisciente, son fácilmente reconocibles, pues están escritos en cursiva y encabezados por la palabra “entonces”.

La historia comienza en plena acción, y nos atrapa sin piedad en una lectura que mantiene el ritmo y la tensión hasta el final. El libro engancha y es un no poder parar de leer, yo me lo leí en un día (empecé en el metro por la mañana yendo al trabajo y me dieron las mil de la noche). Hay mucho diálogo y mucha intriga: situaciones de interés constante y finales de capitulo que te hacen seguir leyendo.

Gunn, o Cerdán, ha sabido estar centrado en el ritmo y la acción y, a la vez, no descuidar otros aspectos fundamentales como la ambientación y el trazado de los personajes. Nos ofrece pocas pero detalladas descripciones que nos trasladan a lugares fríos. A la ciudad de Minneapolis o a pueblos de la América profunda donde todo el mundo se conoce y los cotilleos están a la orden del día, con su bar de pueblo y su hotel donde da la sensación de que no ha pasado el tiempo.

El personaje de Walker me ha gustado bastante, no es el típico hombre con problemas que esta tan de moda (alcohólico, que ha recibido abusos, etc), pero tampoco es el prototipo de superhombre que afronta lo que le eches encima, es simplemente un hombre normal en una situación que le supera.

Los personajes secundarios son muy realistas, van desarrollando su rol en la trama. Algunos tienen más relevancia que otros, pero casi ninguno aparece mucho, son solo recurrentes en momentos oportunos, Walker es el protagonista absoluto.

Lo que más me ha gustado es la sensación de saber ya quién es el “malo” y tener las claves para resolver el misterio y al avanzar en la trama que se me desbarajuste todo el plan. Llegué al final del libro sin tener absolutamente ni idea de quién era el malo ni el por qué.

Me está resultando muy difícil reseñar este libro sin dar datos de la trama y es que no quiero contar nada ni hacer ningún spoiler. Solo tengo que decir que este libro me ha encantado, me ha enganchado, me ha tenido un día entero que cada minuto libre que tenía me ponía a leer como loca, uno de esos libros de ni como ni duermo hasta que me lo termine.


Comentarios

Publicar un comentario