Reseña: La hija de Cayetana de Carmen Posadas


Título: La hija de Cayetana        
Autor: Carmen Posadas       
Editorial: Espasa       
Fecha: Octubre 2016        
Páginas: 470       

Un episodio asombroso y olvidado protagonizado por una de las mujeres más célebres de nuestra Historia: Cayetana de Alba, la inolvidable musa de Goya. Excéntrica, caprichosa y libre, durante más de doscientos años su poder de seducción se ha mantenido inalterable. Sin embargo, pocos saben que la duquesa adoptó a una niña negra, María Luz, a quien quiso y educó como a una hija y a la que dejó parte de su fortuna. Carmen Posadas cuenta con mano maestra la peripecia de las dos madres: la adoptiva, con sus amores y dramas en la corte de Carlos IV, un auténtico nido de intrigas, y la de la biológica, Trinidad que, esclava en España, lucha por encontrar al bebé que le fue arrebatado al nacer.

OPINIÓN PERSONAL:

La hija de Cayetana es una reveladora novela en la que se mezclan realidad y ficción para desvelarnos la historia de un peculiar personaje, la hija adoptiva de la duquesa de Alba, la única heredera de su patrimonio familiar.

Aunque la novela se llame así, la niña (Marina o María de la Luz) es un personaje que en la trama apenas tiene relevancia. La niña únicamente sirve como vínculo entre los dos personajes principales: Cayetana y Trinidad, las dos madres de la niña, dos mujeres muy distintas. Así, Posadas hace referencia a dos esferas sociales totalmente opuestas.

Por una parte tenemos a María Teresa de Silva Álvarez de Toledo, llamada comúnmente Cayetana, fue un personaje fascinante de la historia española, una de las mujeres más influyentes de su tiempo. Su infancia fue triste, marcada principalmente por el desapego de sus padres, por lo que la duquesa empezó a codearse con la gente del pueblo más que con la nobleza. A los trece años se casó con José Álvarez de Toledo y Gonzaga. Pronto descubriría su incapacidad para tener hijos, por lo que cuando se le presenta la oportunidad de acoger a un bebe mestizo no lo duda y decide adoptar a la niña como hija. Posadas se basa en los hechos reales para este personaje documentándose de los datos históricos de la época.


Por otro lado tenemos a Trinidad, esclava proveniente de Cuba que pierde tanto a su hija como al hombre que ama al mismo tiempo. A lo largo de la novela pasa por distintos amos con el fin de encontrar a su hija. Este personaje sí que es ficticio, Posadas se sirve de él para presentarnos una triste realidad de la época, la dura vida de los esclavos en nuestro país (especialmente el de las mujeres).  

El libro está dividido en tres partes. La trama comienza bastante bien, pero a mitad de la primera parte empieza a resultar algo lenta, hay bastantes hechos históricos y las descripciones son demasiado detalladas, por lo que en muchas ocasiones resulta algo pesado de leer. Confieso que estuve a punto de dejarlo a mitad pero quería saber cómo terminaba. Durante el resto de la primera parte y la segunda apenas pasa nada relevante, son simplemente hechos históricos y trama secundaria (parece que se han añadido tantos datos con el único fin de alargar el libro). Pero al final, en la tercera parte, es cuando se produce el desenlace de la historia.

La historia está contada a través de un narrador omnisciente con un protagonista que cambia en cada capítulo. Muchas veces me resulto confuso, ya que puede salir un personaje de la nada sin que se le haya hecho referencia antes y gracias a él descubramos parte de la historia, y acabado el capítulo no volvemos a saber nada de este personaje. También hay muchos capítulos que están escritos como si fueran una carta o un artículo en un periódico. Hubiese sido menos confuso si hubiese estado escrita a dos voces por Cayetana y Trinidad.

La ambientación de la novela está muy cuidada en todos los detalles, se nota la gran documentación de la autora. Incluso hace referencia a inventos que surgieron en esa época como el sándwich, el váter o la guillotina.

El detalle del vocabulario está muy bien ambientado, recuerda a los clásicos españoles (a la Celestina sobre todo) la distinción de formalismo en los diálogos dependiendo de si se trata de nobles o criados. También hay muchos modismos y expresiones de la época.

Muchos personajes secundarios son relevantes en nuestra historia española: los duques de Osuna, Goya, Godoy, el rey Carlos IV y la reina María Luisa de Parma, toreros, etc. Otros, son ficticios.


La verdad es que en general el libro me ha gustado, aunque se me ha hecho demasiado largo y pesado en ocasiones, la trama me ha parecido muy interesante. Para resumir, me gustó mucho el principio y el final de la novela, el resto fue una lectura algo pesada.

Comentarios