Reseña: Todo esto te daré de Dolores Redondo


Título: Todo esto te daré        
Autor: Dolores Redondo       
Editorial: Planeta       
Fecha: Noviembre 2016        
Páginas: 616    

   
En el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez.

El rechazo de su poderosa familia política, los Muñiz de Dávila, le impulsa a huir pero le retiene el alegato contra la impunidad que Nogueira, un guardia civil jubilado, esgrime contra la familia de Álvaro, nobles mecidos en sus privilegios, y la sospecha de que ésa no es la primera muerte de su entorno que se ha enmascarado como accidental. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.

La inesperada amistad de estos tres hombres sin ninguna afinidad aparente ayuda a Manuel a navegar entre el amor por quien fue su marido y el tormento de haber vivido de espaldas a la realidad, blindado tras la quimera de su mundo de escritor. Empezará así la búsqueda de la verdad, en un lugar de fuertes creencias y arraigadas costumbres en el que la lógica nunca termina de atar todos los cabos.

OPINIÓN PERSONAL:

Lo primero que destaca de ésta novela es que es la ganadora del premio Planeta 2016, esto para mí no significa nada, pues pienso que estos premios no son más que tácticas publicitarias, igual que los Best Sellers, y no me dejo influenciar por ellos. Pero lo cierto es que leí la sinopsis y el argumento me atraía bastante, así que me hice con ella.

Desde el primer capítulo se ve reflejado el primer fallo de la novela, el alargamiento del texto, pero no de la trama. Nunca entenderé ese afán de escribir por escribir sin realmente contar nada, no hace falta que una novela tenga 600 páginas para ser buena. Pues a lo largo de éste libro nos encontraremos (especialmente al comienzo) párrafos y párrafos de relleno: descripciones demasiado detalladas (y bastante cursis en mi opinión), miles de frases dando vueltas para contar un simple hecho y subtramas que no aportan nada a la historia y diluyen la tensión de la narración.

También encontramos graves fallos de revisión: repetición de expresiones, erratas, alguna falta de ortografía, escritos en un estilo muy rococó que dificultan su comprensión y no concuerdan con el resto del texto, etc. Algo especialmente curioso es que la autora nos mete trozos de la novela que está escribiendo Manuel (que también es escritor) y es exactamente la misma novela que estamos leyendo.

La historia está narrada por un narrador omnisciente que, desde fuera, es capaz de estar en todos los escenarios y asistir a todas las conversaciones.

Aunque haya empezado contando los defectos de redacción, la verdad es que el argumento me ha gustado bastante, y es que Dolores Redondo mejora en su campo del misterio y novela policial.

Como en su famosa trilogía El Baztán, volvemos a encontrarnos a una familia compleja. Los Muñiz de Ávila son una familia perteneciente a la nobleza gallega. Su pazo es el más grande de la zona y dan trabajo a mucha gente de los alrededores. Han tenido mucho poder en el pasado y se creen superiores a los demás. Pero esta familia guarda secretos y no es la primera muerte que se da entre ellos en extrañas circunstancias. Destaca entre todos ellos “el cuervo”, la matriarca de la familia, un personaje realmente odioso, detestado hasta por los suyos.

La trama policial es la mejor parte del libro, empieza algo lenta pero poco a poco va ganando protagonismo. Resulta algo complicada, supongo que para que el final no sea demasiado evidente, a mí personalmente me sorprendió mucho el desenlace.

Nos encontramos tres personajes principales. Nogueira es un personaje que cae bien y mal. Es el prototipo de guardia civil, bastante cliché, con gran sentido de la justicia. Un personaje con mal carácter, falsa moralidad y prejuicios de pueblo, pero luego, poco a poco, se irá redimiendo.

En segundo lugar tenemos a Lucas, un sacerdote amigo íntimo de Álvaro desde la infancia. Él siempre defenderá a su amigo, incluso cuando todo indica que Álvaro no es quien creían que era.

Y, por último, tenemos a Manuel, marido de Álvaro y un escritor de mucho éxito, en su primera novela desnudó su alma y  volcó todas las desgracias de su dura infancia. La muerte de Álvaro le hace encerrarse en sí mismo y rememorar todas esas penurias de su vida. No me ha gustado mucho este personaje, especialmente su exagerado sentimentalismo en las repetitivas reflexiones intimistas,  resta agilidad a la lectura y  llega a aburrir.

También cabe destacar a un cuarto personaje, que aunque no esté presente en la obra es el verdadero protagonista de la misma: Álvaro. Álvaro tiene una doble vida: es un conocido publicista en Madrid casado con Manuel y  Marqués de Santo Tomé, con negocios en Galicia. Éste es el personaje que más llama la atención y en torno al que gira toda la trama.

El libro está ambientado en Lugo, Galicia, una Galicia actual con arraigo de una mentalidad más antigua y señorial. Un contexto de pueblo profundo, cerrado y reservado donde las apariencias y los prejuicios están a la orden del día.

Al final de la novela la obra mejora considerablemente, ya que la autora se centra exclusivamente en la trama, ya escrita en un estilo más acorde a la historia.

Lo único que no me gusta de la trama es un elemento algo “sobrenatural” en el que se apoya la resolución del misterio que queda sin explicar.


En definitiva, la novela me ha gustado bastante, aunque necesita un mejor trabajo de revisión.



Comentarios