sábado, 18 de marzo de 2017

Reseña: La niña alemana de Armando Lucas Correa

Título: La niña alemana        
Autor: Armando Lucas Correa       
Editorial: Ediciones B       
Fecha: Noviembre 2015       
Páginas: 448















SINOPSIS:

Berlín, 1939. Hannah Rosenthal es una niña judía de familia acomodada cuya vida sufre un dramático vuelco tras el ascenso de los nazis al poder. Su única salida podría estas a bordo del St. Louis, un trasatlántico que parte rumbo a Cuba con casi un millar de refugiados.

OPINIÓN PERSONAL:

Anoche a las 2.30 de la madrugada terminé de leer La niña alemana de Armando Lucas Correa, hoy, mientras escribo esto a las cinco de la tarde del día siguiente sigo con ganas de llorar. He leído muchas historias del holocausto, con todas me pasa lo mismo, me afectan mucho, a veces pienso que en mi vida anterior forme parte de una de ellas o quizá sea solo que soy humana, no sé, pero cada vez que me entero de algún documental, película, libro, lo que sea de esta época tengo que verlo o leerlo, y después siempre me siento así.

Y es que siempre digo lo mismo: estas historias hay que leerlas, por favor, para que la historia no se repita, especialmente este libro que me ha recordado tanto a la negativa de tantos países a acoger a los refugiados de Siria, o al actual gobierno de EEUU. Y luego pasa lo que pasa, y nos arrepentimos, como en el caso del Saint Louis, y salen los políticos pidiendo disculpas públicamente ¿y eso de que vale? Ya se han perdido tantas vidas.

Ahora ya me voy a centrar en el libro, un libro que le tenía unas ganas desde hace meses y del que me había creado unas expectativas inmensas que no ha cumplido (aunque me ha gustado mucho, es solo que llevaba mucho tiempo esperándolo).

La novela trata un suceso poco conocido de poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Se trata del viaje en trasatlántico (el St Louis) de 930 judíos en el año 39 que huían de la Alemania nazi hacia La Habana. A todas estas personas, que viajaban con la documentación en regla se les negó la entrada a Cuba, pero no solo en Cuba, el capitán ante la negativa de atracar el barco en La Habana decidió probar en EEUU y Canadá que también les negaron la entrada, solo 30 consiguieron entrar en Cuba el resto volvió hacia Europa. En el viaje de vuelta se sucedieron multitud de altercados, he leído que incluso le pasaron una lista al capitán de 200 personas que pensaban suicidarse antes de volver a Alemania, al final Francia, Bélgica, Holanda y Reino Unido decidieron repartirse a los refugiados. Ya sabemos que Alemania invadió los tres primeros países, así que podemos imaginar el destino que sufrieron los pasajeros que fueron a parar a éstos.

El libro está compuesto por tres partes. La primera está narrada a dos tiempos y ha sido la que más me ha gustado, por un lado tenemos a Hannah, una niña judía alemana que vive con sus padres en Berlín en el año 39, una familia muy adinerada que como consecuencia de la subida al poder del partido nazi se ve socialmente repudiada y amenazada por lo que después de una serie de hechos se verá obligada a abandonar el país. Por otro lado en el año 2014 tenemos a Anna, una niña americana que vive en Nueva York con una madre depresiva a la que cuida, Anna perdió a su padre antes de nacer, y está obsesionada con averiguar cosas de él (o inventarse las que no conoce).

La segunda parte está contada solo por Hannah, y trata del viaje en el St Louis a Cuba. Y la tercera parte ya la descubriréis cuando leáis el libro.

Esta novela me ha gustado mucho, si antes he dicho que no ha cumplido mis expectativas es por dos razones: 1 mis expectativas eran tan altas que eran casi imposibles de cumplir (en serio llevo tres meses deseando leer éste libro), y 2, aunque esté basado en hechos reales los personajes son ficticios, ya sé que para muchos parecerá una tontería, pero para mí influye mucho, me gustan mucho más las historias reales, como el último libro que me leí del holocausto La niña y su doble.

Dejando esto a un lado os voy a hablar de todo lo que sí que me gustó del libro. Esta novela es la primera parte de una trilogía, por lo que sé la segunda parte tratará de los pasajeros del barco que volvieron a Europa, y la tercera de los que ni siquiera pudieron embarcar. Me imagino que serán historias autoconclusivas ya que ésta tiene un final cerrado. Aun así, estoy impaciente por leer la segunda y saber qué pasó con el padre de Hannah.

La novela está narrada en primera persona por las dos niñas, ambas tienen 12 años, aunque en ocasiones actúan más como adultas, por lo general son pensamientos típicos de su edad (el mejor, la primera frase del libro: “voy a cumplir doce años y ya lo he decidido: mataré a mis padres”). Otra cosa que me hace gracia es que en ningún momento del libro veremos escritas las palabras nazi o judío, ya que Hannah para designar a los primeros lo hace con la acertada denominación de ogro, y para los judíos usa infinidad de términos: indeseables, parásitos, la palabra con j, etc.

De los personajes, a parte de las dos niñas, de las que ya he hablado suficiente, me gustaría destacar a dos más. Por un lado Leo, el mejor amigo de Hannah ya en Berlín, que viajará a Cuba junto con su padre, la relación de Leo y Hannah aun siendo niños es una de las más bonitas historias de amor que he leído.

Y por otro lado el personaje que más me ha gustado de la novela, aun sin sentirme para nada identificada con ella, es la madre de Hannah, la Divina, una mujer muy fuerte a su manera. Se trata de una mujer que viene de una familia muy adinerada, está acostumbrada al lujo: los mejores hoteles, vestidos de diseñadores, joyas, etc. Con la llegada de los nazis le niegan la entrada en los hoteles y restaurantes que tanto iba, las mujeres que antes la admiraban ahora la desprecian, por lo que tiene una gran depresión y no quiere salir de casa, podemos pensar que es una mujer vanidosa, materialista y débil, sí, pero también es orgullosa y no se dejará pisotear por nadie, siempre va con la cabeza bien alta.

Otra cosa que me gusta es que en esta novela no se recrea en el sufrimiento del holocausto, se sobreentiende que todos sabemos lo que pasó, sobre todo en los campos de concentración, es simplemente un homenaje a los pasajeros del Saint Louis.

Así que, para terminar, solo decir que La niña alemana, es un libro que recomiendo mucho y espero de verdad que todos lo leáis y lo disfrutéis tanto como yo.   

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Soy nueva por tu blog^^
    Tengo mucha sganas de leer este libro =)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! pues espero que lo leas pronto, seguro que te gusta! ya me dirás

      Besos

      Eliminar