jueves, 27 de abril de 2017

Reseña: Nuestra casa en el árbol de Lea Vélez

Título: Nuestra casa en el árbol        
Autor: Lea Vélez       
Editorial: Destino       
Fecha: Marzo 2017        
Páginas: 398

















SINOPSIS:


Tras la muerte de su marido, Ana decide que la vida de ciudad, las mil extraescolares, los problemas educativos, los infinitos deberes repetitivos y la dislexia galopante de su hijo mayor son demasiado para ella. No puede más. No tiene tiempo para vivir del modo que el sistema le impone y a la vez estar con sus niños. Entendiendo que ella es la mejor «profesora de extraescolar» para ellos, decide romper con todo. Escapa de un mundo derruido y lleno de dolor, vende todo lo que la ata a Madrid y se marcha al sur de Inglaterra, al hostal inglés que su marido le dejó en herencia.

Allí, en Hamble-le-Rice, un bucólico pueblo de pedernal junto a la desembocadura del río Hamble, Ana crea un mundo de humor, un entorno irreverente y liberal, en una antigua escuela de carpintería situada en el borde mismo del agua.

Sus hijos, Michael, Richard y María, gracias a su vida en plena libertad, extraerán de sus aventuras y experiencias personales sus propias vocaciones y destinos, demostrando que la excelencia puede alcanzarse a través de la sencillez, sin sacrificar la infancia en favor del futuro.


OPINIÓN PERSONAL:


“Nuestra casa en el árbol” es otro de los libros que encontré de segunda mano en la librería que os dije en mi anterior reseña. Había leído muy buenas opiniones, y la verdad es que el libro me ha parecido bueno, aunque en mi opinión le falta algo.

En esta historia tenemos a tres niños espectaculares, Michael, Richard y María, unos niños con una sensibilidad especial, que no perciben el mundo como los demás, en el libro se emplea la palabra superdotado para describirles, pero no tiene por que, cada niño es un mundo. Yo no tengo hijos, pero he trabajado de canguro en España y Australia en suficientes casas para darme cuenta de que cada uno tiene una forma de aprender distinta, a cada uno les motivan unas cosas. Y esto es precisamente de lo que trata la novela, una crítica del sistema escolar y la educación: deberes repetitivos, actividades extraescolares, etc.

Ana decide romper con todo e irse a vivir a una casa rural que ha heredado en Hamble, en el sur de Inglaterra. Allí encontrará la forma adecuada de educar a sus hijos y formará una extraña familia junto a sus vecinos y huéspedes.

El tema del método educativo Montessori, ya lo conocía, pues tengo familiares que han ido a este tipo de colegios, que a mí me parecen estupendos. Me ha gustado mucho que se vea este método de enseñanza, a ver si poco a poco se va extendiendo. Para el que no lo sepa, es un tipo de enseñanza que se centra en las capacidades de cada niño individualmente, así el profesor adapta el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo.

El punto fuerte del libro es, sin duda alguna, la calidad literaria de la pluma de Lea Vélez. El cuidado de su prosa es impresionante, y la elección tan perfecta de palabras demuestra lo gran escritora que es.

El libro está escrito en primera persona, desde el punto de vista de Richard, que es el hijo mediano, aunque para mí el que mayor protagonismo tiene en la historia es el mayor, Michael. Está escrito a dos tiempos, uno en el presente cuando los tres hermanos van a visitar a su madre en verano, y otro son recuerdos del pasado, de su infancia, aunque, en éste, no sigue una línea temporal muy clara, va pegando saltos adelante y atrás (a veces resulta algo confuso).

Decía antes que en mi opinión le falta algo, y es que el libro tiene dos cosas que no me han gustado. La primera es que le falta argumento, la verdad es que son solo diálogos, y vale, los niños son muy graciosos y las conversaciones son muy profundas, pero llega un momento en el que te cansas, y echas de menos algo más, ¿a dónde se dirige la historia? no se sabe, son solo conversaciones entre los niños o con su madre.

La segunda es que el libro es muy pausado, demasiado lento, francamente cuando lo empecé me encantaba y a medida que iba leyendo iba perdiendo interés, lo terminé por obligación. A veces cuando me pasa esto leo directamente el final para saber cómo termina la trama, pero como en este no hay desenlace para ninguna trama. Si hubiese habido una trama principal, y este fuera el marco que la acompaña o la secundaria, hubiese mejorado infinitamente. Es solo mi opinión.

Los personajes están perfectamente hilados, muy cuidados en todos los detalles, como dije antes no hay ninguna pega en la pluma de Lea Vélez. Tenemos a Ana, una madre poco común, muy inteligente y con un gran sentido del humor; tenemos tres niños increíbles, y una serie de personajes secundarios que entran y salen de la historia, y que los veremos a través de los ojos de unos niños de apenas 7 años, como el príncipe, el holandés, el enterrador, etc.

La ambientación también es estupenda, tanto en España como en el sur de Inglaterra, no es muy descriptiva, pero muy acorde con el tipo del libro con el que nos encontramos.

La verdad es que me ha parecido una lectura interesante. Quizá la recomendaría más para padres o profesores, especialmente los del método Montessori, o los que estén interesados en él. O para los que os guste leer libros sobre educación, seguro que lo disfrutáis, los diálogos de los niños son muy graciosos.

Bueno, que espero que si lo leéis lo disfrutéis más que yo, que, aunque me haya enamorado de la pluma de la autora, la trama no ha terminado de atraparme.

¿Alguno lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido?       

No hay comentarios:

Publicar un comentario