viernes, 16 de junio de 2017

Reseña: El color del silencio de Elia Barceló

Título: El color del silencio
Autor: Elia Barceló
Editorial: Roca
Fecha: Mayo 2017
Páginas: 480















SINOPSIS:

Islas Canarias, 16 de julio de 1936.
Un asesinato desencadena el golpe de Estado de Franco y el inicio de la Guerra Civil española.

Rabat, Marruecos, 20 de julio de 1969.
Una familia celebra el aterrizaje en la Luna en el jardín de una antigua mansión. Un asesinato tendrá lugar esa misma noche, destrozando el destino de la familia.

Madrid, época actual.
Una mujer que busca respuestas a lo que sucedió.


OPINIÓN PERSONAL:

Últimamente no me creo la suerte que tengo, todos los libros que leo me encantan (toco madera para seguir así). Y “El color del silencio” no iba a ser menos, lo cierto es que lo he disfrutado un montón. Un libro que tiene de todo: datos históricos reales, secretos de familia, romance, viajes y hasta asesinato.

Helena Guerrero es una pintora de éxito internacional, de origen Español que después de años viajando se asienta en Australia. Éste ha sido, sin duda, uno de los personajes que más me ha gustado en mis años de lectora, totalmente alejado del estereotipo de mujer, Helena tiene 60 y muchos años, es una mujer fuerte e independiente, adelantada a su tiempo y que lucha por tener los mismos derechos que un hombre.  Un personaje difícil de entender, muy bien matizado y bastante peculiar.

La historia comienza cuando Helena tiene que volver a Madrid por la boda de su nieta, esto coincide con la llegada de un e-mail del marido de su hermana, asesinada hace casi 50 años. Estos dos sucesos provocarán que Helena tenga que enfrentarse al duro trauma del que lleva años huyendo. Y, además, le llevará a resolver el asesinato de su hermana, me hace gracia que en el propio libro se mencione la serie televisiva "Cold case" (en España "Caso abierto" en la que un equipo de policías resuelve casos del pasado), ya que acaba siendo justo lo que pasa en el libro. 

“El color del silencio” va intercalando capítulos entre Helena en la época actual y Blanca, su madre, en el pasado, que comienza con el estallido de la Guerra Civil, pero rápidamente pasa a la postguerra, en la época franquista, donde se centra la historia.

El libro, pese a tener muchos elementos, no decae en ningún momento, la autora ha sabido mantener el interés del lector hasta el final, con estilo muy personal y cuidado, va dosificando la información para mantener la intriga hasta la última página (literalmente).

Los capítulos no son muy largos y la letra es grande, todo esto sumado a una trama súper interesante hace que le libro vuele entre tus manos, y cuando te quieres dar cuenta se ha terminado.

Si tuviese que decir que es lo que más me ha gustado no sabría que elegir, la trama del asesinato está muy bien planteada y llevada a cabo, la historia de amor entre Helena y Carlos me ha parecido muy diferente a lo que estamos acostumbrados, como también el hecho de que la protagonista sea una mujer de casi 70 años y siga teniendo una vida tan interesante, y muchas cosas más.

Sin duda me voy a quedar con la ambientación, una ambientación que me ha tocado especialmente, dado la cantidad de localizaciones que tiene, muchas de ellas en las que he vivido grandes experiencias, cuando lees una novela ambientada en lugares en los que tienes tantos recuerdos especiales la disfrutas mucho más.

La mayor parte del libro ocurre en Madrid y Rabat, en Marruecos. Los lugares en los que acontece la novela son tan exóticos y las descripciones tan detalladas que resulta difícil no imaginarse a uno mismo caminando por las calles de Sidney o Rabat. 

Los personajes también son una auténtica delicia, y no hablo solo de Helena, que como ya he comentado antes me ha fascinado, todos tienen su papel importante en la trama y todos están perfectamente caracterizados.

Me ha gustado el contraste de Helena, mujer fuerte e independiente, contra el de Blanca y Alicia (su madre y hermana respectivamente) que no estaban preparadas para afrontar este papel debido a la época. Goyo, el padre, aunque si me ha parecido algo más evolucionado para su tiempo (pese a ser un franquista hasta la médula) no me ha despertado mucha simpatía, lo mismo que Jean Paul. El que sí que me ha gustado mucho es Carlos, la actual pareja de Helena. Y también mencionar a Álvaro, el hijo, que aunque da mucha pena por la situación que sufre con su madre, no me ha agradado mucho, aunque supongo que parte de culpa la tiene la autora, que es la imagen que ha querido trasmitir de él.


Son tantas cosas las que me han gustado de esta novela, pero no quiero hablar más y destripárosla, así que ya termino diciendo que sin duda siento que he leído mi mejor lectura de éste año. Espero que la disfrutéis tanto como yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario